Murga Diablos Verdes


Dirección responsable: Rafael González y Ricardo Ribero.

Historia


Nació en 1939, en la barriada de la Teja, en la calle Dionisio Coronel, entre Real y Carlos Tellier. Fue fruto de la inspiración de un grupo de jóvenes que decidieron sacar una murga y debe su nombre a una de las vecinas (Doña Carlota) que apoyaron confeccionando los trajes de arpillera que lucían orgullosos los chiquilines dirigidos por el pequeño Antonio Iglesias. Los primeros instrumentos que utilizaron fueron construidos por otro Antonio Iglesias (que no tenía nada que ver con el anterior). Ese primer año salieron a recorrer la barriada con su canto, utilizando algunas letras propias escritas por lo mismos niños, en colaboración con sus padrea y otras pertenecientes a los grandes que pretendian imitar.
Al año siguiente ya son vario s los barrios que visitaron. Más tarde Manuel “Huesito” Pérez, autor de la célebre retirada del ‘32 de Asaltantes con Patente, decidió poner su pluma al servicio de estos precoces murguistas, quienes pasaron a cantar exclusivamente sus propias letras.
Con el correr de los años, los chiquilines fueron creciendo y los más grandes se fueron incorporando a grupos como Araca la Cana y Patos Cabreros.
En 1946 se produjo su debut en el Concurso de Agrupaciones figurando como director responsable Rufina Cejas, correspondiéndole una mención especial, equivalente al sexto puesto al finalizar el certamen.
En 1957, Julio César “Pocho Gallina” y “Cholo” Garcia se unen a Antonio Iglesias para llevar a Diablos Verdes a los sitiales más elevados. Se recurre a componentes fogueados provenientes de Escuelita del Crimen, Patos Cabreros y
Araca la Cana formando una murga cooperativa. En 1958, se suma Eduardo “Tornillo” Gamera, uno de los latristas del reinado de Momo.
En 1959 llegan a la cúspide: El primer premio. Comenzó una racha de éxitos impresionantes, transformándose en una de las murgas más populares. Alcanzaron siete veces el título de mejor: en el 59, 61, 65, 81, 99, 2001 y 2003 Diablos Verdes, La Consecuente, una murga que siempre canta lo que le dicta su corazón. Una murga que prolonga su vida más allá de febrero para estar siempre en el lugar que se la precisa: en las cooperativas, en las fábricas, en los recitales solidarios, en la defensa de ideales...
Más allá de los avatares de un concurso, Diablo Verdes tiene su rumbo marcado en la vida. Con una identidad ganada en mil batallas y que perdurará por el resto de los años.

 

Tiempo

17°C

Montevideo

Claro

Humedad: 77%

Viento: 0 km/h

  • 23 Oct 2014 27°C 17°C
  • 24 Oct 2014 23°C 16°C